Recientemente ha finalizado el proyecto BIONIC Aircraft – Increasing resource efficiency of aviation through implementation of ALM technology and bionic design in all stages of an aircraft life cycle.  Este Proyecto ha contado con un presupuesto de 7.9 millones de euros y ha sido financiado por la Comisión Europea dentro del programa Horizon2020. El consorcio ha estado formado por Fraunhofer, Airbus, Tekna, Cenit, Hexagon, Laser Zentrum Nord, Technische Universitaet Hamburg-Harburg, ENLYTE, la Asociación Española de Certificación y Normalización, así como Tecnalia.

El objetivo general del proyecto ha sido la mejora de la eficiencia de recursos durante la fabricación de aeronaves, habilitando para ello un uso exhaustivo de la tecnología de Fabricación Aditiva (ALM). Esta tecnología, entre otros, permitirá la reducción de emisiones durante el servicio de la aeronave, por la merma en peso que proporcionará una nueva generación de piezas de geometrías complejas, ligeras y de alta resistencia. Este tipo de piezas, conocidas como piezas biónicas, producen una reducción drástica de consumo de materia prima al no ser fabricadas por arranque de material a partir de bloques.

Dentro del proyecto, el equipo de Computer Vision de Tecnalia participó en la tarea del control de calidad de las nuevas piezas biónicas, durante su vida en servicio. Se prevé que la incorporación de este tipo de piezas en las aeronaves exigirá una nueva operación de mantenimiento que garantice su óptimo estado. Para desarrollar esta tarea, inicialmente se realizó un mapa de severidad y defectos potenciales en el que se identificó qué zonas, de una pieza biónica, podrían sufrir la aparición de grietas, tanto externas como internas. Se realizó posteriormente un análisis de tecnologías y un cribado que determinó aquellas consideradas más adecuadas para la inspección requerida.

En cuanto a las posibles grietas internas, la tecnología seleccionada fue la de ultrasonidos. En las pruebas de laboratorio se usaron, dependiendo de las zonas a inspeccionar, tanto transductores ultrasónicos monoelementos, como desarrollos específicos tipo Phased Array. Para abordar el caso de las grietas externas, se utilizaron técnicas de visión artificial, siendo la más eficaz la inspección con cámara 2D e iluminación difusa. Ambas tecnologías permitieron identificar las grietas en la pieza en entorno de laboratorio, si bien surge un nuevo reto que es repetir los experimentos sobre entorno real, con las dificultades, principalmente de accesibilidad que pueden preverse. El acto final del proyecto fue una jornada de difusión pública de resultados en el centro alemán Fraunhofer.